sábado, enero 17, 2009

Ahora

Muchas veces, volviendo a casa, tomada de tu mano y amándote, ahora digo amándote aunque me doy cuenta de que era una burla nuestra relación, una pseudorelación, me soñé tu esposa y nos soñé con hijos, y eso que nunca fue una de mis metas concretas tener una familia o ser madre; contigo cambié todos mis paradigmas y muchos de mis principios, aunque mis finales siempre eran el mismo, la soledad era mi final, estar sola como ese perro que ahora me acompaña sin ninguna razón a medida que me encamino hacia mi nueva casa y nueva porque me cansé de que me buscaras, de que fueras tan violento, de que me tomaras a la fuerza y me besaras torpemente cada vez que miraba hacia otro lado creyendo que miraba a otro.
Ya no puedo acordarme de las cosas buenas que estoy segura que tuviste, porque hoy, como ningún otro día, cuando recuerdo cuánto mal me hiciste, me asaltan la memoria todos tus defectos y me ahoga el simple hecho de recordarte a mi lado y el hecho de pensar que desperdicié mi vida al lado de un cerdo como tu.
Ahora vivo a pocos pasos del trabajo, puedo caminar hacia allá, sola, decidir cómo y con quién volver a mi apartamento, recuerdo que siempre insistías en acompañarme a casa hasta ya entrada la noche porque te interesaba mi seguridad; y puede que haya sido cierto o al menos lo creí hasta esa tarde en la que, caminando por la vereda que llevaba a mi casa, te inventaste una de tus tantas historias acerca de mis infidelidades y de mi manera de prostituirme con mis amigos y me golpeaste, primero fue una bofetada y al querer responderte, ese golpe que me asestaste en el estómago, ese que me arrebató el aire, la consciencia y a mi hijo, a nuestro hijo, ese golpe por el que estuve escupiendo sangre tantos días, días en los que me cuidaste, y me pediste perdón incontables veces. Pero ahora veo claramente; no podías interesarte en cuidar ni amar a nadie porque no te querías ni respetabas un poco a ti mismo, no te importaba que yo viviera lejos ni que eran 8 cuadras de un estrés constante de mirar en cada esquina oscura cuidándonos de asaltantes o violadores, mi barrio nunca fue bueno, y tú lo sabías pero te importaba tan poco que preferías no tomar un bus y menos un taxi.
Y cuando llegaba tarde era siempre tu culpa, contigo sí me sentía la puta que me creías, nos veíamos en tu apartamento y sólo te importaba que yo estuviera dispuesta a hacer cualquier cosa contigo, chúpamela decías, o ábrete el culo que hoy te voy a reventar, y eso es lo que hacías, me hacías daño, siempre y nunca te dije nada, ¡que ciega fui! y ¡Qué egoísta eres! Me arrepiento tanto de haber estado contigo.
¿Por qué no podías dejarme en paz? ¿Porqué yo no podía dejarte? ¿Qué fuerza sobrehumana me retenía a tu lado? ¿Porqué no puedo respirar? Y porqué los ojos se me llenan de lágrimas, porqué me sorbo los mocos y porqué abro los ojos para verte a ti arrodillado a mi lado, pidiéndome las eternas disculpas, con tu no quise golpearte tan fuerte mi amor, dios mío pensé que ya estabas muerta, estabas hablando de tantas cosas que ya pasaron hace tanto tiempo, qué bueno que estás aquí de vuelta conmigo, nunca más volveré a golpearte; pero me has golpeado toda la vida, y el perro que me acompañaba sí era perro, el nuestro, que lamía la sangre que corre del lado izquierdo de mi cabeza, y ese nuestro suena ya tan ajeno al tiempo en que permanezco inmóvil y desnuda en una esquina de nuestra habitación, delirando como tantas otras veces, pero no es como las otras veces, esta vez es diferente, esta vez me separo de ti a tiempo, esta vez la historia cambia y no vuelvo a verte nunca más, cambio de casa y camino al trabajo, tengo una vida normal, por fin logro escapar de ti, aunque sostengas mi cabeza pidiéndome que no muera, jurando no levantarme la mano jamás, ahora es distinto porque un manto gris va cubriendo mis ojos y me va llevando de tu lado, ahora podré estar sola, como en todos mis finales, ahora.

6 comentarios:

Tamia dijo...

ehhh que emoción...! por fin nuevo cuento... sino ya iba a volver a leer 'el mirlo' jejeje bakan!

Atrapasueños dijo...

una ficcion bastante cercana a la realidad

saludos

Eva dijo...

Excelente :)

Kodama San dijo...

Chuta, vos siempre me dejas loca con tus historias. Me encantó!

Oye, qué será de un librito de "el principito" y de otro librito de la vida del autor de "el principito"???

sengvou dijo...

Pasaba por aquí, gusta la limpieza del texto.
Sin saber quien escribía pensé que eras una ella y no un el.
jeje espero que se entienda el alago.

Saludos de un pasajero.

Leticia Zárate dijo...

Buenísimo!!
Extrañaba venir por acá.
Saludos y un beso.